Estados Unidos sancionó a empresa tecnológica China

Estados Unidos sancionó a empresa tecnológica China

Desde Estados Unidos se conocieron nuevas restricciones a la firma Alibaba, ante proyectos dedicados a la Inteligencia Artificial (IA). Las penalizaciones son más estrictas en materia de exportación y se vinculan con el hardware necesario para la IA. De la misma forma, todas las herramientas que se vinculan con la fabricación de chips, estos serían cruciales para lo que se entiende que son las ambiciones comerciales y militares de China.

Muchas tareas que se realizan en la nube de Alibaba cuentan con un poderoso sistema de computación diseñado en proyectos de IA. Aquí se han encontrado algoritmos para tareas de diálogo de chatbot y de análisis de video. Esto ha sido construido con chips que pertenecen a empresas norteamericanas, como Intel y Nvidia. La administración de Biden ha tomado la iniciativa de prohibir, además, todo tipo de exportación que vaya a servir de uso en los algoritmos de IA que se utilizan en beneficio de compañías chinas.

Los controles en Estados Unidos

Algunos controles radicales se encuentran diseñados para mantener la industria de la IA atrapada en lo que se entiende como una “edad oscura”. Por otro lado, países como Estados Unidos u otros occidentales siguen en franca avanzada. Dentro de las restricciones de bloqueo se encuentra la exportación de equipos de fabricación de chips y software de diseño. En esta normativa, también se prohíbe que las principales fábricas de silicios del mundo, dentro de las que se incluyen a TSMC de Taiwán y Samsung de Corea del Sur, puedan fabricar sus chips avanzados por intermedio de empresas chinas.

Gregory Allen, director del proyecto de gobernanza de IA en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, según su sigla en inglés), ha planteado que: “la tecnología de IA es el futuro; nosotros y nuestros aliados vamos allí, y tú no puedes venir”; en una clara alusión a China. Este grupo de expertos, que se ubican en Washington DC, promueven la negativa a que el país asiático tenga la tecnología o el objetivo que se ha propuesto tecnológicamente los Estados Unidos.

Al respecto, el profesor de la Universidad de Tufts Chris Miller entiende que esto no puede compararse a lo que fue el bloqueo durante la etapa conocida como Guerra Fría. Para el autor del libro “Chip War: The Fight for the World’s Most Critical Technology”, actualmente, “la lógica es arrojar arena a los engranajes”, con relación a las disputas diplomáticas. 

Avanzar y evitar el progreso ajeno

Las acciones tomadas por la administración Biden se dan en el marco de un auge de una década en materia de Inteligencia Artificial. Estos nuevos avances se han ido acoplando al progreso en el marco del poder de la computación. Estos proyectos son pioneros en lo que respecta a los algoritmos de aprendizaje automático que entrenan a las supercomputadoras, con miles de unidades de procesamiento de gráficos (GPU). 

Todos estos chips, que utilizan los equipos y están pensados originalmente para juegos, además son muy útiles en materia de ejecuciones de operaciones matemáticas. En este punto, cualquier ambición de Inteligencia Artificial que tenga China, dependerá, en gran medida, de la obtención del silicio estadounidense.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies