El Reino Unido obliga en intercambios de criptos a dar informes para evitar sospechas y sanciones

La nueva realidad europea, con el conflicto entre Rusia y Ucrania, llevó al Reino Unido a solicitar a las criptos la presentación de información. Estas nuevas reglas, por sospechas de incumplimiento, buscan cubrir todos los activos digitales teóricamente valiosos. Muchas son las preocupaciones que las autoridades británicas tienen con relación al Bitcoin y otros criptoactivos. Particularmente, al creer que pueden eludir las diferentes restricciones que se han impuesto a Rusia luego de lo que se entiende como una invasión a Ucrania.

El Reino Unido obliga en intercambios de criptos a dar informes para evitar sospechas y sancionesEl pasado 30 de agosto se actualizó oficialmente, la orientación donde se deben incluir los criptoactivos. Allí se detalla que se puede llegar a congelarse los mismos en caso de sanciones, tanto a una empresa como a una persona. En materia de monedas digitales, como son ether, tether y bitcoin, como otros activos digitales, se debe incluir aquellos que se entienden que son teóricamente importantes, como el caso de los Tokens No Fungibles (TNF). Las reglas han sido establecidas por la Oficina de Implementación de Sanciones Financieras del Tesoro.

El Reino Unido y la persecución digital

La intención del gobierno británico es revisar aquellos intercambios que se realicen de criptomonedas. En caso, de no cumplir determinados parámetros, como es informar las mismas, se estará cayendo en un delito penal con sanciones para ambos. Todo intercambio sospechoso de activos digitales, según la actualización de las normas, permitirá la actuación inmediata de las autoridades. Esta situación tendrá una mirada especial sobre quienes cuentan con obligaciones profesionales como son los contadores, agentes inmobiliarios, abogados y joyeros.

Particularmente, la intención de este cambio de reglas, es ahondar en las sanciones financieras a todos aquellos que se vinculan con el gobierno ruso de Vladimir Putin. Esta persecución cuenta como objetivos a “oligarcas” y familiares que cuenten con intereses directos en criptoactivos. Dentro de los señalados se encuentra Vladimir Potanin, reconocido como el “rey del níquel”. Potanin supo ser el segundo hombre más rico de Rusia y supo respaldar a Atomyze, en lo que ha sido el negocio suizo de cadenas de bloques.

Said Gutseriev, hijo de Mikhail, contaba con parte de un intercambio de criptomonedas en Bielorrusia durante agosto de 2021, cuando fue sancionado como sucedió con Potanin. También Oleg Deripaska, multimillonario en el rubro de los metales, instó al banco central ruso a permitir el uso de bitcoins como medio de pago. De todas formas, nada ha permitido discernir o establecer que se hayan usado a los criptoactivos para evadir cualquier sanción prevista por la Europa continental.

Para el Reino Unido, la utilización de criptomonedas, con la intención de evadir sanciones, ya era ilegal por las leyes que cubren todos los “recursos económicos”. El principal cambio se encuentra en la preocupación de las autoridades por parte de los nuevos activos. Sobre todo, porque pueden ser de mucha utilidad para la evasión de sanciones por parte de las entidades que regulan este tipo de transacciones. Los reguladores, a nivel mundial, como la Casa Blanca o el Tesoro estadounidense, vienen siguiendo de cerca este tema de los intercambios de activos digitales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies